El arrollado de manzana es una tentadora alternativa a los crepes de manzana

Arrollado de manzana

Es el turno de un buen arrollado dulce de manzana para comer de postre o servir con el té o café cuando llegan invitados. A los chicos les ha de gustar mucho. ¿Se animan? ¡Manos a la obra!

Ingredientes: (8 porciones)

  • 1 ½ taza de harina (preferentemente integral)
  • ½ taza de harina
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • ¾ taza de aceite
  • 1 cuchara pequeña de sal marina
  • 1 taza de agua tibia

Para el relleno:

  • 1 kilo de manzanas rojas
  • 2 cucharas de azúcar
  • 1 taza de pasas de uva
  • Canela molida c/n

Preparación:

En primer lugar vamos a elaborar la masa con los ingredientes señalados en la lista, y luego la vamos a extender sobre la mesada previamente enharinada. Debemos tratar que al estirar esta masa quede lo más fina posible. Por otro lado, pelamos y lavamos bien las manzanas y finalmente las rallamos. Las colocamos en un bol y añadimos las pasas de uva, el azúcar y mezclamos bien hasta que quede todo bien integrado. Al extender la masa vamos cubriéndola con el preparado del bol. Esparcimos suavemente con la ayuda de una espátula de plástico, y finalmente espolvoreamos con abundante canela por toda la superficie. A continuación, y ayudándonos con un repasador o papel film comenzamos a arrollar con suma paciencia y cuidado la masa con el relleno.

Cuando ya tenemos el arrollado, se cierran bien los bordes para que no se escape el relleno haciendo algún tipo de repulgue. Tomamos un molde, lo enmantecamos y enharinamos y llevamos al horno previamente precalentado a una temperatura de 180º C, y dejamos cocinar el arrollado durante un espacio de aproximadamente 20 minutos. Antes de colocar el arrollado en el horno, lo pinchamos en su superficie con un tenedor para que de esta manera no explote durante la cocción. Cuando ya está a punto, retiramos y pincelamos con melaza diluida con algo de agua tibia a caliente, o si lo desean mermelada de manzana. Dejamos que se enfríe. Lo colocamos en una linda fuente y lo espolvoreamos con azúcar impalpable y si les gustan les pueden poner algunas nueces picadas por encima.

Hay quienes gustan de colocar una copita de un rico coñac a la preparación, lo cual sin duda le da u toque muy sabroso y particular. Otra idea es glasear el azúcar impalpable, todo es cuestión de gusto y creatividad. También podemos pintar antes de llevar al horno con una yema de huevo para que quede bien doradita. ¿Va a prepararla entonces? ¡Adelante!


Sea el primero en comentar

Deje una respuesta

Su dirección de E-mail no será publicada.


*